Pan de molde blanco con masa madre (receta para 2 panes)

Esta receta prueba que los panes hechos con masa madre no son necesariamente panes compactos, duros y con sabor fuerte (que también tienen su encanto). He adaptado una receta de Susan de Wild Yeast Blog. El pan salio muy esponjoso y suave y se conserva mucho más tiempo que un pan de molde normal!!

Puntos de mejora:

-La próxima vez añadiría algo mas de liquido (agua o leche), porque aunque quedó muy suave y esponjoso, salio algo mas compacto de lo que esperaba.

-Me gustaría saber a que se deben los lineas de masa compacta en la parte abajo y en el lateral izquierdo de las rebanadas.

brood1

Ingredientes:

622 g de harina de trigo panificable (yo utilicé harina tradicional zamorana)

411 g de masa madre activo (hidratación 100%)

200 g de leche entera

100 g de agua tibia

65 g de mantequilla sin sal

31 g de miel

Ademas: dos moldes de pan/bizcocho de 21 cm (engrasados)

Método:

Amasar

Echar todos los ingredientes en la amasadora y amasa durante unos 8-10 min. No hace falta que los gluten se han desarrollado completamente, la masa debe seguir un poco pegajoso. Resiste el impulso de echar más harina!!

Primera fermentación

Echa la masa en un bol ligeramente engrasado con aceite de girasol. Tápalo con un film de cocina y dejarla fermentar durante unas 3 horas a temperatura ambiente. Estirar y doblar la masa después de 60 y 120 minutos.

Dar forma

Echa la masa en la encimera enharinada o engrasada. Pártela en dos trozos iguales y forma dos bolas. Déjalas reposar unos 25 minutos, tapados con un film. Estira cada bola hasta dos rectángulos (no más anchos que los moldes, 21 cm) usando un rodillo de cocina. Ahora enrollas la masa, cerrando bien la costura. Coloca las masas con la costura hacia abajo en los moldes.

Segunda fermentación

Tapar los moldes con un film de cocina (ligeramente engrasado) y deja fermentar la masa durante más o menos 3 horas a temperatura ambiente (hasta que la masa se haya doblado en volumen).

Durante la segunda fermentación vas calentando el horno a 230 grados.

Hornear

Mete los moldes con la masa en el horno y baja la temperatura a 200 grados. Hornea durante unos 40 minutos. Si ves que la parte arriba se dore demasiado tápalos con papel de aluminio. Después los sacas directamente del molde y dejas enfriar los panes en una rejilla.

Fuente: Wild Yeast Blog 
Anuncios